Calafate2018-01-11T14:55:59+00:00

DESTINO CALAFATE

En plena Patagonia Austral, el clima en El Calafate es frío y seco todo el año, sin variaciones extremas entre las cuatro estaciones. Sin embargo, en verano (enero y febrero) las temperaturas son bastante agradables, con promedios de 13ºC y máximas que llegan al entorno de los 28ºC. En invierno (junio a agosto) las temperaturas promedian entre -2 y 1ºC, llegando a mínimas absolutas de -15ºC. Las lluvias son escasas, con promedios de entre 150 y 300 milímetros anuales, siendo otoño la estación más lluviosa. En mayo, junio y julio son frecuentes las nevadas.
Por ser la época de los desprendimientos de los glaciares (convocante espectáculo natural) y ofrecer días de mucho sol (hasta 17 horas solares en diciembre), el verano es la temporada alta en El Calafate, con mucha demanda. Se considera temporada alta desde fines de octubre hasta la finalización de la Semana Santa. Las temperaturas son más bajas en la noche y en los glaciares (sobre todo si estamos en la altura), así que se debe llevar abrigo incluso en enero.
La temporada baja se extiende desde mayo hasta septiembre, época en los sitios turísticos se presentan más tranquilos pero algunos hotel, restaurantes y comercios cierran. En junio y julio muchas superficies de agua se congelan, lo que da su propio atractivo a esta época de días más cortos y temperaturas menos agradables. Las principales excursiones a los glaciares se realizan durante todo el año.
Para la mayoría de los turistas, el verano es la mejor época para ir a El Calafate, ya que se puede disfrutar al máximo el entorno de bosques y los largos días soleados permiten hacer gratos paseos al aire libre. Marzo es una excelente opción: el clima es ameno y no hay tantos turistas como en enero y febrero, los picos de la temporada.
Sin embargo, todas las estaciones tienen sus ventajas y desventajas, dependiendo de las actividades que desees realizar. El verano tiene como gran ventaja el clima, pero la desventaja de que los precios son más altos y solamente hay nieve en las montañas.
Si te atrae ver paisajes nevados e incluso practicar deportes de nieve, entonces el invierno es la mejor época para viajar a El Calafate, siempre que puedas tolerar las bajas temperaturas. En julio se celebra la animadaFiesta del Hielo en la Bahía Redonda, con exhibiciones de patinaje, hockey, “Chueca” (deporte típico de la zona), esculturas de hielo y desfiles de trineos, además de música y concursos de arte.
El inicio de la primavera y el comienzo del otoño son buenas épocas para visitar el Parque Nacional de los Glaciares, porque combinan la tranquilidad y precios económicos de la temporada baja y media, con temperaturas no tan bajas y paisajes coloridos, con algo de nieve. Sin embargo, los vientos fuertes pueden llegar a molestar en algunos paseos.
.

El Calafate, Argentina

SERVICIOS INCLUIDOS

  • 2 noches de alojamiento en Hotel Los Alamos
  • Excursión Glaciar Perito Moreno con safari náutico
  • Desayunos, almuerzos y cenas
  • Guías y traslados in-out

Hotel Los Alamos

En nuestro hotel hallará el ámbito especial para que su estadía en la Patagonia sea inolvidable. En el Hotel Posada Los Álamos cada espacio ha sido pensado para que usted disfrute al máximo de cada momento de su estadía. La necesidad de brindar más y mejores servicios a nuestros huéspedes acompaña nuestro crecimiento.

Posada Los Álamos se inaugura en el año 1984, con sólo 11 habitaciones.
En 1989 ya cuenta con 66 habitaciones, entre ellas 2 suites. Se construyó el bar-desayunador El Aljibe y una nueva Recepción,
Sin perder de vista la calidez y amabilidad de nuestra gente. A lo largo de los siguientes años nuestro crecimiento se mantuvo constante, aumentando la infraestructura, el confort y los servicios brindados. Hoy, Los Alamos cuenta con 144 habitaciones que entregan a sus huéspedes momentos inolvidables en medio de un clima cálido y cordial en el mejor escenario del mundo.

Excursión Glaciar Perito Moreno con safari naútico

Una de las excursiones más tradicionales para conocer el glaciar Perito Moreno, además de caminar por sus pasarelas (hoy totalmente renovadas), es subirse a un catamarán y acercarse lentamente navegando por las aguas del Lago Argentino hasta los grandes paredones de hielo.

Allí, además de observarlo desde muy cerca, es posible escuchar los movimientos que genera el glaciar, que culminan generalmente en algún rompimiento o caída tanto de bloques de hielo como de grandes paredes.
Popularmente se conoce esta excursión como el safari náutico y permite apreciar la gran mole blanca y todas sus grietas y picos con sus colores, observando de manera segura algunas estrepitosas rupturas.

La empresa Hielo y Aventura realiza esta excursión todos los días y en varios horarios, navegando lo que se conoce técnicamente como el brazo Rico del Lago Argentino.